Zamora, a una hora... con mascota

 

Cómo llegar 
 Zamora es la ciudad con mayor número de templos románicos de Europa y perfecta para una escapada de fin de semana. Bajo el lema: "Zamora, a una hora" sepuso en marcha una campaña de promoción de esta provincia coincidiendo con la llegada del AVE a la capital. Su accesibilidad, junto a su oferta gastronómica, monumental, hotelera, cultural y de ocio, hacen de esta ciudad un destino atractivo para el turismo que además abre sus puertas a nuestras mascotas con hoteles que admiten perros de cualquier tamaño y extensas zonas de paseo junto al Duero accesible a todos.

Cada vez hay más turismo que viaja con su perro, y si, en ocasiones, no es fácil encontrar hoteles cómodos y accesibles para personas con movilidad reducida, la tarea se puede poner cuesta arriba si además se necesita que el alojamiento admita perros de tamaño mediano o grande. Aquí está solucionado. En Villaralbo, sólo a 5 km de Zamora, hay un hotel de tres estrellas, a buen precio, accesible, que admite mascotas sin costo alguno y con zona de aparcamiento en la entrada sin problema.El Hotel Casa Aurelia tiene restaurante y cafetería. Aunque está muy cerca de la capital, es una zona rural, lo que es una ventaja si viajamos con perro, ya que tiene zonas donde correr y jugar. Eso sí, para desplazarse es necesario siempre el coche, ya que está alejado de cualquier cosa.
Callejeando por Zamora
La visita a Zamora se puede iniciar en la plaza del Mercado, donde hay sitio para aparcar el coche. Dese allí, por la plaza de la Constitución hasta la calle Santa Clara, una larga calle peatonal con tiendas de todo tipo. Desde la Avenida de Portugal hasta llegar al castillo de la ciudad es una sucesión de calles peatonales que introducen en una ciudad medieval con una buena accesibilidad para usuarios de silla de ruedas.

Conforme vamos avanzando aparecen los monumentos que nos transportan a otras épocas de caballeros y plebeyos, como la iglesia de Santiago del Burgo, una de las iglesias que mejor conservan su construcción original. Su fachada sur, la que da a la calle Santa Clara, en la imagen, destaca por sus dos arquivoltas apoyadas en tres pares de columnas. Sobre la puerta existe un rosetón con doble celosía de piedra y calado por siete círculos perlados.

Otro monumento en la misma calle es el palacio de los Momos, un edificio renacentista con muchos elementos del gótico tardío, reconvertido en Palacio de Justicia. En 1922 la fachada del palacio de los Momos fue declarada Monumento Nacional, siendo su elemento más significativo su puerta descentrada con un arco de medio punto con grandes dovelas, sobre la que tenemos el escudo de la familia Ledesma sostenido sobre dos desnudos de diferente sexo. Al albergar el Palacio de Justicia no es visitable, pero solo por fuera bien merece la pena.

Y así se llega a la Plaza Mayor, con los edificios enfrentados del ayuntamiento viejo y el nuevo, dejando entre ambos la iglesia de san Juan, que antes estaba rodeada de construcciones que se derribaron en los años 50 y se quedó así integrada en una gran plaza peatonal muy cómoda para pasear todos, con mascota incluida. 

  Los monumentos transportan a épocas de la reconquista y a las luchas entre castellanos. A continuación, por la calle Ramos Carrión se llega a la plaza de Viriato, con el Palacio de los Condes de Alba y Aliste que alberga al Parador de Turismo. Es un edificio renacentista que fue construido en el siglo XV sobre una antigua alcazaba musulmana.

Desde aquí se sigue hacia el castillo por la rúa de los Francos.El recorrido es llano, con firme de losas. Se pasa junto a la iglesia de la Magdalena y se continúa por la calle de los Notarios, que llega a la plaza de la catedral, imponente monumento con una torre que llama la atención por la fortaleza de sus muros. Junto a ella, el castillo de Zamora, que está siendo restaurado para darle una utilidad acorde a nuestros días (de escuela oficial de idiomas a Museo de Baltasar Lobo).

 Desde el año 2009 se puede visitar. Entre ambos monumentos hay un parque, en el que una de sus calles nos lleva al restaurado "Portillo de la traición", rebautizado como "Portillo de la lealtad", reconvirtiendo a Vellido Dolfos de villano a héroe. En el extremo opuesto, tras la catedral y el Palacio de Arias Gonzalo, hay un mirador desde el que observar el Duero y el puente de piedra (actualmente peatonal).
Margen izquierda del Duero
Desde la ciudad, a través de este puente se puede llegar a la margen izquierda del Duero, un lugar para pasear y para relajarse junto al caudaloso río. Desde allí se va gran parte de la ciudad, por encima de cuyos edificios sobresalen las tores de las iglesias, sobre todo, la inconfundible silueta de la torre de la catedral.

 

Lo que diferencia a Zamora de otras ciudades monumentales y la hace atractiva a todo tipo de visitantes, incluso si se viaja con perro, es, además de su imponente riqueza de románico, un sendero accesible de más de tres kilómetros junto al río Duero frente a las aceñas de olivares, antiguos molinos que aprovechaban el agua del río para la molienda. El sendero, de tierra compacta, discurre por la orilla del río y pasa por debajo del puente de piedra. Hay varias rampas para llegar a él, y tiene pasarelas fácilmente transitables sobre el agua. En esta zona se disfruta de otras vistas de la ciudad. En la parte alta cuenta con espacios para niños con tirolina incluida, carriles de paseo y bicis. Tras descender por alguna de sus rampas se baja hasta la ribera del río donde se puede caminar junto a sus abundantes aguas y dar rienda suelta a las carreras de nuestra mascota.

Castilla y León

Covarrubias y Hacinas (Burgos) Pasear por la localidad burgalesa de Covarrubias es adentrarse en un pueblo medieval, muy bien conservado y con un estupento patrimonio cultural, declarado...

Castilla y León

Zamora, a una hora... con mascota   Cómo llegar  Zamora es la ciudad con mayor número de templos románicos de Europa y perfecta para una escapada de fin de semana. Bajo el...

Castilla y León

La Soria Verde con portabicis El portabicisEn este viaje se realizó con un portabicis en el que se acopla la silla de ruedas con bastante facilidad. Encontrarlo era tarea que no parecía...

Castilla y León

Pasadizos con saboresValdevimbre (León)  Valdevimbre es un pueblo del sur de León de poco más de mil habitantes considerado como la capital del afamado vino Prieto Picudo y del chorizo...

Castilla y León

Monasterio de santo DomingoSilos (Burgos)  Monasterio de SilosDe entre los muchos monasterios, este de santo Domingo de Silos, pasa por ser cuna del español y una de las joyas del...

Castilla y León

El castillo del Buen AmorTopas (Salamanca) Idílico castillo que se encuentra en el término municipal de Topas, en Salamanca. Es una fortaleza que data de 1227, en tiempos del rey Alfonso...

Castilla y León

Ávila, más que una muralla   Cuando escuchamos hablar de Ávila directamente nos llega al cerebro la imagen de sus murallas. Pero junto a esa imagen de fondo, está la de la subida...

Castilla-La Mancha

Luchas de avesTablas de Daimiel (Ciudad Real) El Parque Natural de Las Tablas de Daimiel, Ciudad Real, es un buen sitio para pasear y disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor. Sus...

Castilla-La Mancha

Romanos en SegóbrigaSaelices (Cuenca) Visitar unas ruinas romanas también tiene su encanto, sobre todo, si hablamos de la ciudad romana mejor conservada de la Meseta. En ella, un pedazo de...

Castilla-La Mancha

Entre vagonesVía verde de La Jara (Toledo)   La vía verde La vía verde de la Jara, con su estación estrella "La Pizarrita" en la provincia de Toledo, es un sitio original y...

Castilla-La Mancha

Cuenca, la vida colgada Cuenca, ciudad patrimonio de la Humanidad, es un rincón de nuestro país que bien merece una visita. El casco histórico está repleto de callejuelas, tras las que se...

Castilla-La Mancha

 Mineros por un día Almadén (Ciudad Real) Bajar  a las entrañas de la tierra es posible en Almadén. En esta pequeña localidad de Ciudad Real encontramos el Parque Minero del que...